Estos son los pibes de Coco Felsen. Se dice que durante el año fue un equipo invencible, que burló a los contrarios, que hizo goles de chilena y que nadie quería enfrentarlo. Se dice, también, que algunos nombres prometen futuro, así de una vez por todas le sacamos la mirada a los Fiorina, los Fabello, que ya están gordos y viejos.

    Más allá de todo esto, se formó un gran grupo. Tanto los chicos, como los padres, quedaron muy entusiasmados con la experiencia. Toda la pandilla recibió medallas por la competencia en este 2014 y prometieron volver a encontrarse el año que viene.

   Los que conocemos a Coco, sabemos la paciencia que tiene con los chicos. Lo dice alguien que en el año 97′ jugaba en Remeros, bajo la conducción técnica del mismísimo Felsen. Una noche cruda de invierno, que hasta el Mc Norby había cerrado, mi viejo se olvidó de ir a buscarme. Coco se quedó dos horas de reloj al lado mío, mientras yo le decía las tablas del 1 al 10 ¡Un groso! 

   ¡Le deseamos mucha suerte al semillero del Club Bancario!